Carlos

Registro Usuario

Consejo Técnico

Valora este artículo
(5 votos)

Atendida la competencia que le impone a los Tribunales de Familia y, que en consecuencia los transforman en tribunales especializados al conocer de la inmensidad de los asuntos de familia e infancia, se requiere de una estructura multidisciplinaria, de ahí que a juicio personal, la incorporación que hace el artículo 2 de la Ley del Consejo Técnico, constituye una innovación positiva en función de conocer integralmente la problemática que atiende esta judicatura, ya que su asesoría especializada le permite al juez una mejor comprensión de los hechos y situaciones que se ventilan ante él, permitiéndole tener una visión interdisciplinaria indispensable para el pleno logro de los objetivos de la jurisdicción de familia.

Entrando en materia, diremos que el Consejo Técnico es un organismo auxiliar de la administración de justicia compuesto por profesionales en el número y con los requisitos que establece la ley, cuya función es asesorar, individual o colectivamente, a los jueces con competencia en asuntos de familia en el análisis y mejor comprensión de los asuntos sometidos a su conocimiento, en el ámbito de su especialidad.

La circunstancia que sean estos profesionales quienes soporten parte importante de la carga relacionada con el análisis de los antecedentes de los diversos asuntos que se le presentan, especialmente los vinculados a la amenaza o vulneración de derechos como a la violencia intrafamiliar y manejo de redes, y que en virtud de lo mismo entreguen un conocimiento más acabado de los asuntos al tribunal, permite a al juez enfocarse eficientemente en el análisis estricto del derecho.

Entre los profesionales que a nuestro juicio tienen las capacidades para el cargo tenemos:

1.- El psicólogo. Cuando me refiero a este profesional, lo hago porque dada su especialidad, esta persona se supone está dotada de una especial penetración para el conocimiento del carácter y la intimidad de las personas, de ahí que sea tan habitual que una de las especialidades más requeridas para la ejecución de pericias en el ámbito de Tribunales de Familia sea la ejercida por él.

2.- El Psiquiatra. Muchos de los trastornos que derivan de patologías psiquiátricas terminan en conflictos de familia, como muchos conflictos de familia terminan en trastornos psiquiátricos, de ahí mi opción, además, al igual que en el caso anterior, esta especialidad constituye una de las más requeridas para la ejecución de pericias en el ámbito de Tribunales de Familia.

3.- Asistente social. Esta profesión, por la naturaleza misma de su especialidad, se considera por la generalidad de las personas como una de las que se vincula de manera más regular al ámbito de familia e infancia, de ahí que el Título I letra c) del Mensaje del proyecto que desembocó en la actual Ley de Tribunales de Familia dijera que: “(….) Cada Tribunal de Familia tendrá un Consejo Técnico, que constituye un cuerpo de asesoría especializada, compuesto por asistentes sociales y psicólogos.(….)” 

4.- Sociólogo. Elegí esta carrera en consideración a que su especialidad dice relación con la estructura y funcionamiento de las sociedades humanas, en otras palabras, con los diversos vínculos que genera el ser humano, uno de los cuales, el más trascendental es justamente la familia.

5.- Orientador familiar. Si bien no es una carrera profesional sino técnica, se vincula o está directamente relacionada con los temas de que conocen los Tribunales de Familia.

FUNCIONES DEL CONSEJO TÉCNICO

Entre las diversas funciones que impone la compleja normativa a los consejeros técnicos tenemos: 1.- En caso de demandas orales por violencia intrafamiliar o medidas de protección, asistir al funcionario encargado de ello; 2.-  Asistir a las audiencias de juicio en que sean citados con el objetivo de emitir las opiniones técnicas que le sean solicitadas; 3.-  Antes de la audiencia de juicio, el Consejero procederá a la revisión, análisis y estudio de los informes que hayan sido decretados; 4.- Asesorar al juez para la adecuada comparecencia y declaración del niño, niña o adolescente; 5.- Asesorar al juez, a requerimiento de este, en la evaluación de riesgo a que se refiere el artículo 7 de la ley 20.066, sobre Violencia Intrafamiliar; 6.- Evaluar a requerimiento del juez, la pertinencia de derivar a mediación o aconsejar conciliación entre las partes, y sugerir los términos en que esta última pudiere llevarse a cabo; 7.- Asesorar al juez en todas las materias relacionadas con su especialidad; 8.- Asistir al juez en la realización de las visitas periódicas a los establecimientos residenciales existentes en el territorio jurisdiccional, en que se cumplan las medidas de protección; entre muchas otras propias de la asistencia de la función jurisdiccional de los Tribunales de Familia.

¿SERÁN SUFICIENTES LAS ATRIBUCIONES DEL CONSEJO TÉCNICO?

A juicio personal, las atribuciones que detenta el Consejo Técnico en virtud de la Ley 19.968 como de las diversas actas individualizadas en un comienzo, son suficientes para el desempeño eficiente de su cometido, en consecuencia, sus atribuciones no debieran ampliarse ni restringirse, sino mantenerse tal cual.

Desde mi punto de vista, el problema no está en la cantidad de atribuciones que la normativa le entrega a éste profesional, sino en la falta de sistematización de las mismas, ya que dichas funciones se encuentran diseminadas en demasiados  instrumentos normativos (Ley 19.968 y la serie de autos acordados a que hicimos referencia),incluso entre los mismos sus funciones se reiteran innecesariamente. De ahí que sería más apropiado sistematizar todas las funciones en un solo auto acordado que refundiera todos los anteriores, de forma que tales funcionarios pudiesen ordenarse apropiadamente, ya que no debemos olvidar que su especialidad no es el derecho (sino el trabajo social y la psicología), por tanto, el ejercicio adecuado de funciones les resulta difícil atendida la escasa claridad que tienen de las mismas por su multiplicidad como a la diversidad de los instrumentos donde se contienen (problema que se presenta no sólo con el Consejo Técnico, sino también con él Administrador y demás funcionarios de éstos tribunales).

VISIÓN FINAL DE LA INSTITUCIÓN

A modo de conclusión, a mi juicio la reforma introducida por la Ley 19.968 fue exitosa al incorporar dentro de los Tribunales de Familia la institución del Consejo Técnico, ya que entre otras cosas potenció la especialización que se pretendió en la elaboración del proyecto que terminó en dicha ley.

Si bien como toda nueva institución es perfectible y, en consecuencia, requiere correcciones para optimizar su gestión, desde mi perspectiva profesional, tales correcciones son menores, ya que del análisis planteado podemos ver claramente que el principal problema que enfrenta la institución no dice relación alguna con la sustancia de la misma sino con la falta de una ordenación normativa que regule de forma simple su gestión, especialmente en lo que respecta a los autos acordados a que hicimos referencia en un comienzo.

Mientras no se reestructure la normativa en búsqueda de la concentración y sistematización que se requiere para sanear los inconvenientes vistos, no queda más que implementar capacitaciones especializadas enfocadas a que tales funcionarios conozcan a cabalidad las atribuciones que se les otorgan para el ejercicio de su rol, ya que tampoco constituye una excusa para un desempeño deficiente de una función pública, la complejidad de la normativa que la regula.

Carlos Garrido Chacana

Abogado

Visto 6221 veces
Inicia sesión para enviar comentarios
Desarrollado por: certificaweb.cl