Carlos

Registro Usuario

¿BIENES O PATRIMONIO RESERVADO?

Valora este artículo
(0 votos)

 

Acorde con esta disposición, el artículo 140, indica que: “las reglas de los artículos precedentes sufren excepciones o modificaciones por las causas siguientes: 2a El ejercitar la mujer una profesión, industria, empleo u oficio”.

De conformidad al artículo 150, “la mujer casada de cualquier edad podrá dedicarse libremente al ejercicio de un empleo, oficio, profesión o industria”. Respecto de ellos, la mujer “se considerará separada de bienes”.

Esto corresponde a lo que doctrinariamente se conoce como peculio profesional o industrial. De ahí que cuando hablamos del contenido del artículo 150, digamos que la denominación correcta es la de “patrimonio reservado”, ya que los bienes reservados que lo conforman constituyen un verdadero patrimonio, con un activo y un pasivo, un titular, y administrador y un destino reglamentado por la ley. (RODRÍGUEZ GREZ, Pablo. Regímenes patrimoniales, p. 195).

Atendido que la institución ha sido latamente tratada por la doctrina, son muchas las definiciones que al respecto podemos encontrar, de ahí, que en términos más o menos generales, podamos decir que el patrimonio reservado es el conjunto de bienes que pertenecen a la mujer por haberlos adquiridos directa e indirectamente del ejercicio de un empleo, profesión, oficio o industria separados del marido y, respecto de los cuales, mantiene pleno dominio y administración sin injerencia del marido.”

Por otro lado, una de las definiciones que no debemos dejar de considerar, es la que nos proporciona don Pablo Rodríguez Grez, en el sentido de entender tal patrimonio como: “el conjunto de bienes que la mujer obtiene con los frutos de su trabajo separado del marido y por los bienes que con ellos adquiere, todos los cuales se presumen pertenecerle exclusivamente durante la sociedad conyugal, sin perjuicio de incorporarse al activo de esta si la mujer no renuncia a los gananciales.” [RODRÍGUEZ GREZ, Pablo. Regímenes patrimoniales. 1ª ed. Santiago, Chile, Jurídica de Chile. 1996, p. 193.].

Sin perjuicio de lo anterior, la Excelentísima Corte Suprema ha sostenido que es un “patrimonio especial”, ya que “En el contexto de la sociedad conyugal, los bienes reservados constituyen un patrimonio especial: a) por el origen de sus bienes; b) por su forma de administración; c) por su activo y pasivo propios y, en general; d) por estar sometidos a un régimen especial. Este patrimonio, en consecuencia, se distingue a los ojos de los cónyuges y de terceros de los bienes del marido, de la mujer y de la sociedad misma considerándose por la ley a la mujer como separada parcialmente de bienes.”

De ahí que en términos simples y a modo de resumen, podamos concluir, que el patrimonio reservado es el que adquiere la mujer casada en sociedad conyugal en virtud del trabajo separado del de su marido y los que provienen de los mismos como los frutos de ambos.

Carlos Antonio Garrido Chacana

Abogado, Magíster en Derecho de Familia e

Intervención Familiar

Visto 533 veces
Inicia sesión para enviar comentarios
Desarrollado por: certificaweb.cl