Carlos

Registro Usuario

Uniones no matrimoniales o concubinato

Valora este artículo
(1 Voto)

Con la voz concubinato se ha designado la unión de hecho de dos personas de diferente sexo, aun cuando puede discreparse del concepto, en el entendido que no cubre las uniones de personas del mismo sexo.

Al respecto, don Carlos López discrepa de la posibilidad de asimilar necesariamente concubinato a uniones no matrimoniales, ya que la unión de dos personas de un mismo sexo si bien puede no encuadrarse dentro de un concubinato, queda plenamente considerada dentro de una unión no matrimonial, en consecuencia, se genera una nueva modalidad de familia, modalidad que debemos considerar dentro de los tipos de familia a que nos referimos con antelación.

En definitiva, podemos señalar, que se llama concubinato a la unión de un hombre y una mujer sin que medie entre ellos vínculo matrimonial, con carácter de permanente y notorio.

CARACTERÍSTICAS

a)      Es una un vínculo afectivo y material que excede el simple hecho de mantener relaciones sexuales permanentes fuera del matrimonio. Es decir, importa la estabilidad y permanencia que entrega el proyecto común del matrimonio, pero sin él.

b)      Dos sujetos de diferente sexo. Lo convivientes necesariamente serán dos personas de diferente sexo, es decir, un hombre y una mujer, no más, sino no hay apariencia de matrimonio.

c)      Ausencia de vínculo matrimonial. Sin perjuicio que uno o ambos, por su parte, se encuentren casados, y en consecuencia, separados de sus respectivos cónyuges.

d)      Permanente. Que refleja la idea de continuidad, es decir, la apariencia de definitivo, aun cuando en la realidad pueda no llegar a serlo.

e)      Notorio. No se trata de un vínculo clandestino, sino público.

TRASCENDENCIA ACTUAL DE LAS UNIONES DE HECHO

Las uniones de hecho producen los siguientes efectos:

a)      La convivencia a lugar a una presunción judicial de paternidad. El Código Civil nos dice que: “El concubinato de la madre con el supuesto padre, durante la época en que ha podido producirse legalmente la concepción, servirá de base para una presunción judicial de paternidad (…).  

b)      Se incluye al conviviente dentro de la cuarta atenuante del artículo 11 del Código Penal. Dicha disposición nos dice que: “Son circunstancias atenuantes: 4a. La de haberse ejecutado el hecho en vindicación próxima de una ofensa grave causada al autor, a su cónyuge, o su conviviente, a sus parientes legítimos por consanguinidad o afinidad en toda la línea recta y en la colateral hasta el segundo grado inclusive, a sus padres o hijos naturales o ilegítimos reconocidos.

c)      Al o la conviviente se le atribuye la calidad de autor o víctima en el delito de parricidio o femicidio según el caso.El artículo 390 del Código Penal, nos dice que: “El que, conociendo las relaciones que los ligan, mate a su padre, madre o hijo, a cualquier otro de sus ascendientes o descendientes o a quien es o ha sido su cónyuge o su conviviente, será castigado, como parricida, con la pena de presidio mayor en su grado máximo a presidio perpetuo calificado.

Si la víctima del delito descrito en el inciso precedente es o ha sido la cónyuge o la conviviente de su autor, el delito tendrá el nombre de femicidio.

d)      El hecho que la víctima de lesión, entre otras personas, sea un conviviente, constituye una circunstancia agravante de responsabilidad penal. El artículo 400 del Código Penal, nos dice que: Si los hechos a que se refieren los artículos anteriores de este párrafo se ejecutan en contra de alguna de las personas que menciona el artículo 5º de la Ley sobre Violencia Intrafamiliar, o con cualquiera de las circunstancias Segunda, Tercera o Cuarta del número 1º del artículo 391 de este Código, las penas se aumentarán en un grado.”

e)      Para los efectos del Código Procesal Penal, en los delitos cuya consecuencia fuere la muerte del ofendido y en los casos en que el Código, se lo otorgan se considera víctima al conviviente. El Código nos dice que: “(…) Para los efectos de este Código, se considera víctima al ofendido por el delito.

En los delitos cuya consecuencia fuere la muerte del ofendido y en los casos en que éste no pudiere ejercer los derechos que en este Código se le otorgan, se considerará víctima: … c) al conviviente; …

Para los efectos de su intervención en el procedimiento, la enumeración precedente constituye un orden de prelación, de manera que la intervención de una o más personas pertenecientes a una categoría excluye a las comprendidas en las categorías siguientes.”

f)        Se faculta al conviviente para abstenerse de declarar en el procedimiento penal. El artículo 302 del Código Procesal Penal, nos dice que: “(…) No estarán obligados a declarar el cónyuge o el conviviente del imputado, sus ascendientes o descendientes, sus parientes colaterales hasta el segundo grado de consanguinidad o afinidad, su pupilo o su guardador, su adoptante o adoptado.

(…) Las personas comprendidas en este artículo deberán ser informadas acerca de su facultad de abstenerse, antes de comenzar cada declaración. El testigo podrá retractar en cualquier momento el consentimiento que hubiere dado para prestar su declaración (…).

g)      Al conviviente o ex–conviviente se le atribuye la calidad de víctima o agresor en violencia intrafamiliar. El artículo 5 inciso 1° de la Ley 20.066, nos dice que: “(…). Será constitutivo de violencia intrafamiliar todo maltrato que afecte la vida o la integridad física o psíquica de quien tenga o haya tenido la calidad de cónyuge del ofensor o una relación de convivencia con él; o sea pariente por consanguinidad o por afinidad en toda la línea recta o en la colateral hasta el tercer grado inclusive, del ofensor o de su cónyuge o de su actual conviviente.”

Lo anterior, no hace más que reflejar el deber de respeto recíproco que se deben los convivientes.

Carlos Garrido Chacana

Abogado

Visto 1479 veces
Inicia sesión para enviar comentarios
Desarrollado por: certificaweb.cl