Carlos

Registro Usuario

Consecuencia del Acto de Violencia Intrafamiliar

Valora este artículo
(0 votos)

El legislador en un ánimo de abarcar todas las posibilidades o aspectos de la violencia, dispone que el maltrato debe afectar la salud física y psíquica de la víctima, es decir, debe producir un detrimento, menoscabo, daño o vulneración del aspecto físico o psicológico del individuo, ambos incluidos en el término salud como lo señala la Organización Mundial de la Salud, al definirla como “un estado de bienestar físico mental y social y no meramente la ausencia de daño o enfermedad.”

En virtud de lo anterior, tenemos que no basta una agresión potencialmente dañina por sí sola, sino que además, tal agresión debe traducirse en un menoscabo actual de la víctima, sea en su aspecto físico o psicológico. De no acreditarse tal menoscabo, aun cuando el agresor reconozca el maltrato, el tribunal deberá absolver.

Para precisar con más claridad un lineamiento del concepto de daño, conviene recurrir a la sostenido por nuestra Excelentísima Corte Suprema en sentencia de 3 de mayo de 2006, en el sentido que concluyó la existencia de violencia intrafamiliar basándose en informes que indicaban: “(…) una vulnerabilidad emocional que podría llevarla a poner en riesgo su integridad física o la de alguien más, sentimiento generado por la desesperanza frente a la percepción de inseguridad que enfrenta a diario. Su marcado desgano, angustia y desesperanza reflejan el daño psicológico provocado por el maltrato físico y verbal al que ha estado expuesta la denunciante; que aun se percibe un shock emocional que genera este sentimiento de inestabilidad y angustia permanente. Indicó que a consecuencia del maltrato ejercido presente altos índices de somatización corporal, lo que ha producido una serie de enfermedades físicas en la denunciante, como trastornos alimenticios, estrés, trastornos del sueño” (Sentencia de la Excelentísima Corte Suprema de justicia, fallo de 03 de mayo de 2006 en causa Rol N° 587-2006, Identificador Legal Publiching N° 342 32 (Citado a su vez, por COURT Murasso, Eduardo y WEGNER Astudillo, Verónika. “Derecho de Familia” (Legislación Doctrina y Jurisprudencia). 1ª ed., 2011, pp. 244 y 245.).

En armonía con lo señalado antes, la Ilustrísima Corte de Apelaciones de San Miguel ha resuelto que: “No consta de los antecedentes probatorios incorporados en la correspondiente audiencia de juicio, que concurra en la especie la afectación requerida por el precepto antes mencionado (artículo 5° de la Ley20.066), toda vez que lo que se pretende evitar con la sanción de las conductas de violencia intrafamiliar es el menoscabo, daño o justificado temor que dichos actos pueden provocar, efectos que no es posible desprender de la sola expresión utilizada por el denunciado ni de la prueba rendida, la que no resulta suficiente, máxime si se consideran las conclusiones del informe psicológico practicado a ambas partes.” (Sentencia de la Ilustrísima Corte de Apelaciones de San Miguel de 5 febrero 2013, en causa Rol Nº 787-2012 (CL/JUR/258/2013; 63935).

Por último, otra forma de evidenciar la trascendencia de los efectos del acto, es el fallo de la Ilustrísima Corte de Apelaciones de Rancagua donde señala que: “Del examen de los antecedentes, y en especial la prueba pericial, parecen suficientes, a estos sentenciadores para dar por establecido que la denunciante padece de secuelas sicológicas por "daño psicosexual", originadas en conductas que pueden calificarse de coerción, ejercida por su cónyuge, el demandado, para realizar actos sexuales con terceros. Así se desecha la tesis de que serían actos consentidos, como la señala el a quo, porque de lo contrario no existiría tal secuela. El artículo 5 de la Ley 20066, define la violencia que sanciona, entre otras, como toda conducta que afecte la integridad física o síquica del cónyuge o conviviente, cuyo es el caso de autos.” (Sentencia de la Ilustrísima Corte de Apelaciones de Rancagua de 18 de noviembre 2009, en causa Rol Nº 335-2009. (CL/JUR/3980/2009).).

Si bien lo anterior no merece discusión, en ocasiones no se percibe su real trascendencia, sobre todo en la institución de la “suspensión condicional de las dictación de la sentencia”.  

Visto 1039 veces
Inicia sesión para enviar comentarios
Desarrollado por: certificaweb.cl