Carlos

Registro Usuario

Resolución que Otorga el Cuidado Personal

Valora este artículo
(1 Voto)

 

La causales que otorga o priva del cuidado personal está regulada en el Código Civil y Ley 16.618, incluso Código Penal.

De lo anterior, y para ser más específico, podemos concluir que el padre puede quedar privado del cuidado personal del hijo por las siguientes causales:

1.- Cuando la filiación haya sido determinada judicialmente contra su oposición. La hipótesis consiste, en que reclamada que sea la filiación por vía judicial y seguido el juicio contra la oposición del padre o madre, se decretará en la misma sentencia del juicio que determine la filiación, la privación de todos los derechos que por el solo ministerio de la ley corresponden ejercer al padre (entre tales derechos tenemos el cuidado personal).      

2.- El que haya abandonado al hijo. En este caso, nos referimos al abandono físico del hijo.

3.- Cuando estuvieren incapacitados mentalmente. Esta incapacidad debe referirse a toda alteración mental que sufran los padres o a cualquier trastorno psíquico que pueda afectar su estabilidad mental. Para tal evento, la alteración mental o trastorno psíquico de que se trate debe ser de tal magnitud que afecte la capacidad del respectivo padre o madre para ejercer responsablemente el cuidado personal.

4.- Cuando se padeciere de alcoholismo crónico. Es lógico suponer que un individuo con esta patología no está capacitado para cuidar a sus hijos, además, que su actuar es un factor que puede influir perniciosamente en la formación moral y el desarrollo intelectual de los menores. El alcoholismo crónico es una enfermedad con un nocivo efecto multiplicador dentro de la familia, ya que los efectos del alcoholismo no se radican solamente en quien la padece, sino que es generadora de violencia intrafamiliar, perpetuación del ciclo de la pobreza, y es vista como una vía de escape del núcleo familiar. Asimismo, los hijos de padres alcohólicos tienen más posibilidades de adquirir la enfermedad, así como presentar trastornos del desarrollo, cognitivo y sociales.

5.- Cuando no velaren por la crianza, cuidado personal o educación del hijo. Estos deberes conforman el concepto de cuidado personal, de ahí que el legislador los haya estimado como fundamentales, por ello y como es lógico, se priva del cuidado personal del hijo al padre que no dé cumplimiento a tales deberes, porque pesan permanentemente sobre ambos padres mientras sus hijos sean menores de edad.

6.- Cuando consintieren que el hijo se entregue en la vía o en los lugares públicos a la vagancia o mendacidad, ya sea en forma franca o a pretexto de profesión u oficio.

Por vagancia debemos entender el deambular del menor sin actividad ni trabajo fijo -esto último más bien dependiendo de su edad-, cuestión que no obsta que el menor vuelva a su hogar en forma diaria.

Por mendicidad entendemos la actividad del menor en orden a obtener su sustento, sea el suyo propio o también el de su familia, apelando a la caridad de las personas.

7.- Cuando hubieren sido condenados por secuestro o abandono de menores.

8.- Cuando maltraten o dieren malos ejemplos al menor o cuando la permanencia de este en el hogar constituyere un peligro para su moralidad.

9.- Cuando cualesquiera otras causas coloquen al menor en peligro moral o material. El juez no concederá la tuición del menor a los padres que concurran en tal causa, por ejemplo, en caso de que la persona que tenga la tuición produzca el desarraigo del entorno familiar y afectivo que tenga el hijo con el medio, resultando perturbador para el equilibrio emocional del menor. El tal caso, los padres que han incurrido la inhabilidad.

10.- El que hubiere sido condenado por violación, estupro u otros delitos sexuales en la persona del menor del que sea pariente. Quedará privado del derecho, tanto respecto del ofendido, como de sus ascendientes y descendientes, si bien, para que se aplique esta inhabilidad se requiere que la víctima del delito, sea un menor del que sea pariente, lo contrario igualmente ocasionaría la inhabilidad para el ejercicio de la tuición, ello derivado de la aplicación de más de alguna de las hipótesis anteriores.

Carlos Garrido Chacana

Abogado

Visto 1371 veces
Inicia sesión para enviar comentarios
Desarrollado por: certificaweb.cl