Carlos

Registro Usuario

Acuerdo que Modifica las Reglas del Cuidado Personal

Valora este artículo
(1 Voto)

          El Código dispone que: Si los padres viven separados podrán determinar de común acuerdo que el cuidado personal de los hijos corresponda al padre, a la madre o a ambos en forma compartida. El acuerdo se otorgará por escritura pública o acta extendida ante cualquier oficial del Registro Civil y deberá ser subinscrito al margen de la inscripción de nacimiento del hijo dentro de los treinta días subsiguientes a su otorgamiento. Este acuerdo establecerá la frecuencia y libertad con que el padre o madre que no tiene el cuidado personal mantendrá una relación directa y regular con los hijos y podrá revocarse o modificarse cumpliendo las mismas solemnidades.”

De la disposición que antecede, se pueden extraer las siguientes características del acuerdo:

1.- Es solemne, ya que debe constar en escritura pública o en acta extendida ante cualquier Oficial del Registro Civil. Se trata de una solemnidad objetiva, cuya omisión acarrea la nulidad absoluta.

2.- Deberá subinscribirse al margen de la inscripción de nacimiento del hijo dentro de los treinta días siguientes a su otorgamiento, para que sea oponible a terceros. 

3.- Es revocable por voluntad de las partes, cumpliendo las mismas solemnidades de la celebración como por resolución judicial.

4.- Sólo puede beneficiar al padre, la madre o ambos. Es decir, el acuerdo en referencia sólo puede celebrarse entre los padres del hijo, y beneficia exclusivamente a alguno de los padres o ambos, es decir, hoy día los padres también pueden pactar un régimen de cuidado personal compartido, régimen al que nos referiremos en el título que va a continuación.

En  el caso que el acuerdo deje el cuidado personal a cargo exclusivo de uno de los padres, establecerá la frecuencia y libertad con que el otro  mantendrá una relación directa y regular con el hijo.

En ningún caso será beneficiario del acuerdo un tercero, ya que si los padres acordaran beneficiar alguien distinto de ellos, estarían violentando su derecho-deber, lo que jurídicamente no es posible.

            Respecto de la subinscripción, no resulta claro si la exigencia de practicarla dentro del plazo de treinta días a su otorgamiento, constituye otra solemnidad del pacto o simplemente se requiere para hacerlo oponible a los terceros.

Carlos Garrido Chacana

Abogado

Visto 1645 veces
Inicia sesión para enviar comentarios
Desarrollado por: certificaweb.cl