Carlos

Registro Usuario

Titulares del Cuidado Personal

Valora este artículo
(2 votos)

            En virtud de las reglas del Código Civil, tenemos que:

a) Regla general. Vivan juntos o no los padres. Corresponde de consuno a ambos el cuidado personal de la crianza y educación de los hijos, tanto de filiación matrimonial como no matrimonial. Dicho cuidado se basará en el principio de corresponsabilidad, en virtud del cual ambos padres participarán en forma activa, equitativa y permanente en la crianza y educación de sus hijos.

b) Casos de excepción:

1.- Si uno de los padres fallece:Toca al padre o madre sobreviviente, el cuidado personal de la crianza y educación de sus hijos.

2.- La tuición de los hijos de filiación no matrimonial reconocidos únicamente por uno de los padres, será ejercida por el que lo haya reconocido.

3.- Si el hijo no ha sido reconocido por ninguno de sus padres, en el caso anterior (de filiación no matrimonial), corresponderá al juez determinar la persona que tendrá a su cargo el cuidado al menor.

4.- Atribución por acuerdo solemne cuando padres vivan separados. Sin perjuicio de la regla general que vimos en la letra a), en el caso que los padres vivan separados podrán determinar de común acuerdo que el cuidado personal de los hijos corresponda al padre, a la madre o a ambos en forma compartida.

5.- Si los padres viven separados y no existe acuerdo que lo regule de otro modo. Los hijos continuarán bajo el cuidado personal del padre o madre con quien estén conviviendo. La hipótesis se circunscribe a las situaciones de:

a.1.- Conflicto entre los padres, donde no existe consenso respecto de la forma del ejercicio del cuidado personal y el asunto no se ha judicializado aún, o habiéndose judicializado, no existe resolución que entregue el cuidado personal provisorio al padre que no conviva con el hijo y

a.2.-Ausencia de alguno de los padres.

Lo anterior, atendido que en tales casos no existe ni puede existir, un consenso en el ejercicio conjunto del cuidado personal como lo sugiere la regla general.

b.- La hipótesis no requiere más que la convivencia del hijo con el respectivo progenitor.

6.- Cuando los padres vivan separados -exista o no acuerdo que atribuya a alguno o ambos progenitores el cuidado personal- y las circunstancias lo requieran y el interés superior del hijo lo haga conveniente, el juez podrá atribuir el cuidado personal del hijo al otro de los padres, o radicarlo en uno solo de ellos según el caso.

Por otro lado y en complemento de lo anterior, en ningún caso el juez podrá fundar exclusivamente su decisión en la capacidad económica de los padres.

7.- En caso de inhabilidad física o moral de ambos padres. En este caso, el juez podrá confiar el cuidado personal de los hijos a otra persona o personas competentes. En la elección de estas personas se preferirá a los consanguíneos más próximos, y sobre todo, a los ascendientes.

Para resolver respecto de la atribución de tal cuidado el juez velará primordialmente por el interés superior del niño conforme a los criterios del artículo 225-2 del Código.

Sin perjuicio de lo anterior, en la eventualidad que los parientes a que hicimos alusión no existan o se encuentre impedidos de ejercer dicho cuidado, habrá que recurrir a alguna de las instituciones del artículo 57 de la Ley 16.618.

Carlos Garrido Chacana

Abogado

Visto 1886 veces
Inicia sesión para enviar comentarios
Desarrollado por: certificaweb.cl